martes, 9 de febrero de 2016

¿de que religión eres?

La Orotava, 09 de Febrero  del 2016.

Ser religioso no necesariamente significa tener una relación directa y acertada con Dios. En  el nombre de Dios se han cometido las atrocidades más descabelladas jamás realizadas. Si nos remontamos a sus orígenes las religiones fueron creadas por hombres que tuvieron una necesidad de ser venerados y tenidos por dioses. Esto sucedió en el antiguo Egipto donde a los Faraones se les veneraban como a deidades y, ¿qué decir del imperio Romano? Los mismos emperadores se auto proclamaban dioses y exigían ser adorados como tales. Sin embargo, es evidente que todos estos faraones y emperadores han tenido que pasar por la experiencia de la muerte, demostrando así que eran no más que simples mortales, ya que el único y genuino Dios no puede morir.
Ser parte de un grupo religioso puede en principio estar sujeto a una tradición familiar, ya que en muchos grupos familiares escuchamos la expresión “ yo sigo la religión de mis padres” y siguen un conjunto de normas heredadas de generación en generación, olvidando que sus antecesores pudieron equivocarse a la hora de escoger el camino para llegar a Dios. No cuestionan nada ni confrontan sus creencias con lo que la Biblia (la norma dejada por Dios) nos dice. Otros sencillamente se dejan llevar por líderes carismáticos que arrastran a multitudes que están allí porque ellos les dicen lo que quieren escuchar. Otros, dejándose llevar por sus emociones, siguen alguna religión sencillamente porque se les eriza el vello de la piel al escuchar tal o cual canción. Seguir a Dios no es una cuestión de herencia familiar, estar en el camino correcto que lleva hacia el ser Supremo no quiere decir que solo debo escuchar lo que quiero oír desechando todo lo demás, y mucho menos seguir a Dios es un de asunto de emociones y experiencias carnales.
Entonces surge el interrogante: si la religión y todo lo anteriormente descrito no  me puede llevar a Dios, ¿cómo puedo hallarlo? La Biblia, en Juan 3, describe una historia de un hombre llamado Nicodemo que vino al encuentro del Señor Jesús de noche con muchas preguntas. Este hombre era rico, pero sus riquezas no podían llenar el vacío existente en su vida. Nicodemo era intelectual: era un maestro de maestros, instruido en la ley de Moisés y enseñaba esto al pueblo. Pero su conocimiento no bastaba para acallar todas sus dudas. Él era religioso y seguidor tradicional de las costumbre judías y seguramente cumplidor de muchas de ellas, pero todo esto no le daba la satisfacción plena que él buscaba, es por eso que se acerca al Señor en busca de la genuina verdad.
El encuentro de Nicodemo con el Señor Jesucristo lleva  a este hombre a plantearse un interrogante que jamás había surgido en toda su carrera. Jesús le pregunta si él tenía la experiencia del nuevo nacimiento. En  Juan 3:5 se nos dice: “el que no naciere del agua y del espíritu no puede entrar en el reino de Dios”. Nacer de nuevo es experimentar un cambio tan radical que se compara como un nacimiento físico, es que le ocurra a uno en el alma lo que se produce cuando vemos la luz por primera vez. Esta experiencia no es el resultado de ningún esfuerzo humano, todo esto es por la misericordia y gracia de Dios, misericordia que debemos pedir a Él.
Esta frase, nacer de nuevo o renacer, recorre todo el Nuevo Testamento. Pedro habla de renacer por la gran misericordia de Dios (1 Pedro 1:3 ); y también de renacer, no de simiente corruptible, sino incorruptible (1 Pedro 1:23 ). Santiago nos dice que Dios nos hizo renacer por la Palabra de verdad (Santiago 1:18 ). En la Carta a Tito se nos habla del lavamiento de la regeneración (Tito 3:5). Algunas veces se expresa esta misma idea como una muerte seguida de una resurrección o recreación. Pablo dice que los cristianos hemos muerto con Cristo y resucitado a una nueva vida (Romanos 6:1-11 ). Y habla de los que se han convertido hace poco como bebés en Cristo (1 Corintios 3:1-2 ). El que una persona esté en Cristo, es decir, sea cristiana, es como si hubiera sido creada totalmente de nuevo (2 Corintios 5:17 ). Una nueva creación tiene lugar en Cristo (Gálatas 6:15 ). Nuevas personas son creadas según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efesios 2:24 ). El que está dando los primeros pasos en Cristo es un niño (Hebreos 5:12-14 ). Esta idea del nuevo nacimiento o de la nueva creación aparece en todo el Nuevo Testamento.  Ahora bien, esta idea no les sonaría extraña en absoluto a los primeros lectores del Nuevo Testamento. Los judíos la usaban al hablar de los que procedían del paganismo y aceptaban el judaísmo mediante la oración, el sacrificio, el bautismo y la circuncisión: eran nacidos de nuevo. "El prosélito que abraza el judaísmo -decían los rabinos- es como un niño, recién nacido.» Tan radical era el cambio que todos los pecados que hubiera cometido antes se le habían perdonado, por que ahora era una persona diferente. (W. Barclay, comentario al evangelio de Juan).

Ser religioso o ser parte de un grupo que profese seguir a Dios no nos da ninguna garantía de que todas nuestras cuentas pendientes con Dios están saldadas. La única experiencia válida delante de Dios es la del nuevo nacimiento ganada por Cristo en la cruz del calvario. Cristo derramó toda su vida y su sangre para que tú y toda la humanidad pudiéramos experimentar este nuevo nacimiento en Dios. Es por eso que debes profesar con tus labios el reconocimiento absoluto de tus pecados y pedir el perdón que solo Dios da a aquellos que lo buscan de corazón. ¿Tienes esta experiencia en tu vida? Si no es así, permite que Cristo te dé el nuevo nacimiento que toda persona necesita para encontrar  la salvación eterna de su alma.


miércoles, 6 de enero de 2016

La dieta del Creador, txt




    
    
En el libro La dieta del Creador, Jordan S. Rubin, doctor en naturopatía, reta a todos los seres humanos, de todas edades, a mirar la salud bajo una nueva perspectiva. Rubin pasó años luchando con la enfermedad de Crohn para llegar a obtener una buena salud. Él conoce perfectamente cómo se enferman las personas, pero más importante que esto es que él sabe cómo promover una buena salud. Este revolucionario libro está plenamente documentado con culturas históricamente saludables, secretos de dietas y principios de nutrición que incluyen los orígenes de alimentos que sanan junto con protocolos de salud que ayudan a restaurar y mantener la salud.


Algunos temas incluidos en el libro son:

  • Cómo ir de la tragedia al triunfo
  • Cómo enfermarse: Una receta moderna para la enfermedad
  • Cuatro víctimas encuentran la victoria (historias de la vida real sobre la recuperación)
  • Tú eres lo que piensas
  • Medicinas bíblicas: hierbas, aceites esenciales, hidroterapia y terapia musical
Puntos claves:

  • Prólogo por el Dr. Charles F. Stanley
  • Este libro es un testimonio para todo aquel que quiera tener una buena salud y un nuevo comienzo
(haz clic aquí para descargar).


lunes, 28 de diciembre de 2015

2as. oportunidades en la vida de Pedro. txt.mp3.


La Orotava, Tenerife, Islas Canarias, España 19/12/2015.
27/12/2015.
08/05/2016.
Lecturas:
Rompiendo su auto suficiencia: Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
Restaurando su comunión con Dios y sus condiscípulos: Jn_21:16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.
Removiendo sus prejuicios: Hch_10:15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.
El Señor llama a Pedro en medio del rigor de sus tareas cotidianas de la pesca y es interesante que no solo le hace el llamado a pescar almas sino que también le pone un sobre nombre, de Simón pasa a ser llamado también Pedro (Jn 1:42), destaca la manera como los evangelistas mencionan a este singular discípulo en sus escritos y hay tres formas de cómo lo presentan:
ü  Simón: Este era su nombre de pila, así le llamaron sus padres. Resalta del mismo modo como este nombre generalmente va asociado con la vida secular de este singular discípulo, se le llama Simón cuando se dice que iban a su casa Mr 1:29; cuando se menciona a su suegra Mr 1:30; cuando se hace mención a su barca Lc 5:3-4; del mismo modo cuando el Señor quería recordarle su vida pasada en debilidad: Cuando se quedo dormido en el huerto Mar 14:37; Lc 5:5-8 se destaca la debilidad e indignidad de este discípulo ante la pesca milagrosa. Así que cuando este discípulo necesitó ser reprendido o censurado el Señor se refirió a él como Simón.
ü  Pedro: Fue el nombre que el Señor escogió para remplazar su viejo nombre, Simón. Pedro era una especie de sobre nombre. Significa <<roca>> (Petros es la palabra griega para <<un pedazo de roca, una piedra>>, el equivalente arameo era Cefas Jn 1:42, de ahí en adelante Roca fue su sobre nombre. Este sobre nombre era importante, el Señor tendría una razón por la que se lo puso, cuando Pedro actuaba según su vieja vida el Señor y los evangelistas le mencionan como Simón, así que este nuevo nombre impuesto por el Señor podía representar lo que su Maestro esperaba de él que se comportara como una roca. Este hombre joven llamado Simón, que llegaría a ser Pedro era impetuoso, agresivo e impaciente. Necesitaba transformarse en una roca, sólida, firme confiable y ese fue el sobre nombre que el Señor le dio. A partir de ese momento el Señor podía reprenderlo o alabarlo usando un nombre u otro según fuera el caso.
ü  Simón Pedro: Es interesante que el evangelista que más usa esta combinación de nombres sea su mejor amigo y vecino Juan, en su evangelio aparecen unas dieciséis veces esta frase (1:40; 6:6, 68; 13:6,9,24,36; 18:10,15; 20:2,6; 21:2,3,7,11,15), en comparación a Mateo y Lucas que solo la usan una sola vez (Mt 16:16; Lc 5:8). Está claro que su amigo Juan no quería usurpar el método que el Señor usaba con Pedro y no se parcializa ni por uno ni por otro nombre, usando los dos nombres. Así también el mismo se llama de este modo en el comienzo de su segunda carta 2Ped 1:1, pudiera ser un claro recordatorio de quién fue y quien era por la gracia de Dios.
ü  Simón hijo de Jonás: En cinco ocasiones en  el N.T. se le menciona como “Simón hijo de Jonás”: (Mt 16:17; Jn 1:42; Jn 21:15; 21:16; 21:17).  Mateo la usa para resaltar lo bienaventurado que era por reconocer al Señor como Mesías,  en las otras ocasiones es Juan quién usa esta frase para resaltar el cambio de nombre de Simón y en la restauración de Pedro junto al mar de Tiberias.
En la palabra de Dios se identifica a los seguidores del Maestro en relación a su vieja vida pasada como: pecadores, enemigos y débiles en cuanto a nuestra relación antigua con Dios Rom 5:6-10. Sin embargo esta denominación a cambiado para mejor. Ahora somos llamados amigos del maestro Jn 15:14-15 y merecedores de conocer todos los misterios revelados por Dios. El asunto es que depende de nuestra actitud hacia Dios la forma como Él nos llamará.
El recordar nuestro pasado nos hará agradecer nuestro presente dejándonos claro cuál será nuestro futuro.

Simón Pedro el discípulo único:
Pedro destacaba de sus compañeros en muchos aspectos.
ü  Aparece de primero en todas las  lista  de los doce discípulos que se mencionan en los evangelios y Hechos

Mat 10:2-4         Mr 3:16-19        Lc 6:13-16          Hch 1:1-13  
Pedro              Pedro         Pedro          Pedro
Andrés                Jacobo                Andrés                Jacobo
Jacobo                Juan                     Jacobo                Juan
   Juan                  Andrés                  Juan                   Andrés
Felipe                   Felipe                   Felipe                   Felipe
Bartolomé          Bartolomé          Bartolomé          Tomás
Tomás                Mateo             Mateo         Bartolomé
Mateo                  Tomás                  Tomás                  Mateo
Jacobo                                Jacobo                Jacobo                Jacobo
                     hijo de Alfeo         hijo de Alfeo    hijo de Alfeo      hijo de Alfeo                     
Lebeo                   Tadeo                   Simón                  Simón
  llamado Tadeo                                                                                                            
Simón             Simón             Judas              Judas
                                                                   hijo de Jacobo      hijo de Jacobo
         Judas Iscariote    Judas Iscariote   Judas Iscariote          
ü  Invitó al Señor a su casa donde sanó a su suegra Mr 1:29-30
ü  Caminó sobre el mar junto a su Maestro Mt 14:28
ü  Le confesó como Mesías y Cristo Mt 16:16
ü  Se negó a que le lavasen los pies Jn 13:8
ü  Le defendió en el huerto con una espada Jn 18:10
ü  Le siguió (aunque de lejos) hasta el patio del Sumo sacerdote Mt 26:58
ü  Uno de los primeros en llegar a la tumba del Señor después de la resurrección Jn 20:4
ü  El primero en dar un sermón el día de pentecostés Hch 2:14
¿Para qué se nos presentan estas segundas ocasiones?:
·         Para romper su auto suficiencia.
Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
            Es interesante notar que los cuatro evangelios hacen mención de la negación de Pedro de una manera particular en cada caso:
ü  Mat_26:74 Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo.
ü  Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
ü  Luc_22:60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó.
ü  Jn_18:27 Negó Pedro otra vez; y en seguida cantó el gallo.
En cada caso se nos deja claro que la palabra de Dios tendrá su fiel cumplimiento, si Dios lo ha dicho así será y es por esta razón que debemos atender y cumplir las advertencias que nos están dadas en su palabra con la finalidad de que seamos fieles y constantes a Dios y a su palabra.
            Pedro había demostrado en muchas ocasiones su disposición de ser el primero de la fila a la hora de responder al llamado de su maestro,  así que en estos momentos tan críticos para su Maestro no podía ser menos, él quería ver el fin de todo esto; Pero esa disposición no bastaba si iba acompañada de una auto suficiencia  carente de la dependencia espiritual que el Señor esperaba de sus discípulos.  El mismo Señor le advierte lo que ocurriría si el persistía en esa actitud. El terrible error de Pedro fue desestimar las palabras de advertencia del Señor.
Algunos errores que Pedro cometió antes de la negación al Señor. El preámbulo perfecta antes de una caída espiritual.
ü  Desestimó la advertencia de su Maestro. El terrible error inicial de Pedro fue desestimar las palabras de advertencia del Señor.
ü  Seguía a Jesús de lejos. Su disposición de identificarse con el Señor se vio mermada
ü  Se calentaba con los impíos.
ü  Hablaba como uno de los del mundo.

Hay una curiosa posibilidad aquí que prestaría un curioso colorido al pasaje. Puede que el canto del gallo no fuera el de esa ave de corral; y que desde un principio no se entendió que lo fuera. Después de todo, la casa del sumo sacerdote estaba en el mismo centro de Jerusalén, y no se supone que había corrales en esa zona. Había de hecho una regla de la ley judía de que era ilegal tener gallos y gallinas en la Santa Ciudad porque contaminaban las cosas santas. Pero la hora de las 3 de la madrugada se llamaba el canto del gallo, y esto por la siguiente razón. A esa hora cambiaba la guardia romana en el castillo de la torre Antonia; y la señal del canto de la guardia era un toque de trompeta. El nombre latino para el toque de trompeta era gallicinium, que quiere decir el canto del gallo. Es por lo menos posible que precisamente en el momento que Pedro hizo su tercera negación la trompeta de las almenas de la torre Antonia tocó el gallicinium sobre la ciudad dormida; y Pedro se acordó, y salió y derramó su corazón en llanto. (W. Barclay).

2as. oportunidades en la vida de Pedro, mp3
2as oportunidades en la vida de Pedro II .mp3
(haz clic aquí para descargar o escuchar)
2as. oportunidades en la vida de Pedro .ppt
(haz clic aquí para descargar presentación power point).
2as oportunidades en la vida de Pedro III .mp3
(haz clic aquí para descargar o escuchar)
2as oportunidades Pedro II .ppt
(haz clic aquí para descargar presentación power point)


jueves, 3 de diciembre de 2015

El significado original de la oración.

La Orotava, 30/11/2015.


1Ti_2:1-7: Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2:2 por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 2:3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 2:4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 2:6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. 2:7 Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad.

Aquí se agrupan cuatro palabras diferentes para la oración. Es verdad que no se deben distinguir abruptamente; pero cada una de ellas tiene algo que decirnos acerca del camino de la oración.

(i) La primera es déésis, que hemos traducido como peticiones. No es exclusivamente una palabra religiosa; se puede referir indistintamente a una petición que se hace a otra persona o a Dios; pero su idea fundamental es un sentimiento de necesidad. Nadie hace una petición a menos que se le haya despertado el deseo un sentimiento de necesidad. La oración empieza por ese sentimiento, con la convicción de que no podemos enfrentarnos con la vida solos. Ese sentimiento de debilidad humana es la base de que acudamos a Dios.
(ii) La segunda es proseujé, que hemos traducido por oración. La diferencia básica entre déésis y proseujé es que deésis se puede dirigir a un hombre o a Dios, pero proseujé nunca se usa nada más que en relación con Dios. Hay ciertas necesidades que sólo Dios puede satisfacer. Hay una fuerza que sólo Él puede dar; un perdón que sólo Él puede conceder; una certeza que Él sólo puede infundir. Bien puede ser que nuestra debilidad nos persiga porque presentamos nuestras necesidades donde no nos las pueden satisfacer.
(iii) La tercera es énteuxis, que hemos traducido como ruegos. De las tres palabras ésta es la más interesante. Tiene una historia alucinante. Es el nombre correspondiente al verbo entynjánein, que originalmente quería decir encontrarse o dar con una persona; de ahí paso a significar tener una conversación íntima con una persona; luego adquirió un significado especial, el de entrar a la presencia de un rey para someterle una petición. Eso nos dice mucho acerca de la oración. Nos dice que el acceso a Dios está abierto para todos y que tenemos derecho a presentarle nuestras peticiones a Uno Que es el Rey. No hay nada que sea demasiado grande o imposible para pedírselo a Tal Rey.
(iv) La cuarta es eujaristía, que hemos traducido  como acción de gracias. La oración no es sólo pedirle cosas a Dios; también quiere decir darle gracias a Dios por cosas. Porque muchos de nosotros practicamos la oración como un ejercicio de quejas, cuando debería ser un ejercicio de gratitud. Tenemos derecho a presentarle nuestras necesidades a Dios; pero tenemos también el deber de presentarle nuestras acciones de gracias. (Tomado del comentario al Nuevo Testamento de W. Barclay).

Así que cuando nos acerquemos a Dios en Oración tengamos presente estos significados para hacer un uso correcto de este recurso bendito que Dios nos ha dejado para comunicarnos con El de manera efectiva.


domingo, 29 de noviembre de 2015

Los leprosos y las buenas nuevas. txt; mp3

La Orotava, 29/11/2015.

                Lectura: 2Rey 7:9-12; Isa  41:27; 52:7; Nahúm 1:15.
·         Cuatro Leprosos a la entrada de la puerta de la ciudad:
2Rey 7:3 Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron el uno al otro: ¿Para qué nos estamos aquí hasta que muramos?

Había algo que unía a estos cuatro hombres y era su condición de rechazados de la sociedad a causa de su enfermedad (Lev 13:28-46; Num 5:1-4),  seguramente habían entendido que en la unión estaba la fuerza que juntos tenían más posibilidades de sobre vivir que de forma individual, parecía esta ser una estrategia aplicada aún hasta en los tiempos del Señor, recordemos a los diez leprosos de Luc 17:12, aunque no era la norma parecía ser una práctica común entre este sector de la sociedad. Pensar de forma individualista a la hora de ser útil a los planes de Dios va en contra del modelo bíblico, solo basta con mirar el ejemplo que Dios nos ha dejado en su palabra para describir a la iglesia: un cuerpo con muchos miembros Rom 12:4-5; un edificio con todos sus elementos y una labranza de Dios con cada una de sus partes 1Co 3:9.

Los mercados donde se vendían y compraban toda clase de mercancías y productos, se celebraban a la puerta de las ciudades incluso hasta el día de hoy. Estos hombres estaban ubicados donde se suponía que era el lugar apropiado para la solución de sus problemas, sin embargo no era este el caso. Pensar que estamos en el lugar adecuado no basta para conseguir las metas que se nos han impuesto por parte de Dios, a veces es necesario dar algunos pasos más. ¿Pero como saber que estar en el lugar adecuado no es suficiente? Muy sencillo, por los resultados que estamos obteniendo, si estos no son los que Dios espera entonces hay que plantearnos un cambio en los planes trazados.
“Estar en el lugar adecuado no basta si no tenemos la actitud adecuada y seguimos el modelo correcto”.

Estos hombres se plantean una pregunta que dará un giro a sus vidas marcadas por la tragedia segura. “¿para qué nos estamos aquí hasta que muramos?” Ellos tenían que hacer algo diferente a lo hecho hasta ese momento, habían muchas cosas en su contra: eran leprosos con una enfermedad incurable, además estaban expulsados de la sociedad, no le debían nada a su pueblo por el contrario tenían muchas razones por las que pasar por alto todo intento de ser de ayuda a los demás al fin y al cabo ellos mismos la necesitaban. Y la respuesta que antecedió a la acción de ellos era la de ir al campamento enemigo, el de los Sirios para ver si de alguna manera podían encontrar alimento. Creo que esta misma pregunta encaja a la perfección en nuestras vidas espirituales. ¿Para qué estamos aquí? Como individuos y como iglesia Dios nos ha puesto en medio de este mundo para llevar a cabo algunas funciones, entre otras encontramos algunas en Hechos 2:42 encontramos cuatro funciones principales del cuerpo de Cristo “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”.

·         ¿Para qué nos estamos aquí como iglesia?, una pregunta importante.
2Rey 7:3 Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron el uno al otro: ¿Para qué nos estamos aquí hasta que muramos?
a.      Para perseverar en la doctrina de los apóstoles.
Solo existieron doce apóstoles más Pablo, Luc_6:13 Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles; unas 15 veces se menciona el apostolado de Pablo en el N.T. En cada comienzo de cada carta escrita por Pablo hace mención a este asunto Rom 1:1; 11:13; 1Co 1:1; 9:1-2; 15:9; 2Co 1:1; 12:12; Gal 1:1; Efe 1:1; Col 1:1; 1Ti 1:1; 2:7; 2Ti 1:1; 1:11; Tit 1:1. En comparación con Pedro que solo lo hace un par de veces. 1Ped 1:1; 2Ped 1:1.
b.      Para mantenernos en comunión los unos con los otros.
c.       Para celebrar el partimiento del pan.
d.      Y permanecer constantes en la oración.
¿Para qué nos estamos aquí como discípulos?: Para ser luz; para ser sal; para llevar fruto para Dios, etc.

Una similitud entre la encomienda de los leprosos y nuestra encomienda de llevar las buenas nuevas.
·         Una encomienda apremiante:
2Rey 7:5 Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie.

El entorno donde estos leprosos debían transitar era de oscuridad, esto nos enseña que la encomienda era apremiante, no podían esperar hasta la mañana del día siguiente
Heb_12:12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;

·         Una encomienda exclusiva de Dios.
2Rey 7:6-7 Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército;
Fue Dios el que libró la batalla de su pueblo en este caso, sin desenvainar una sola espada los sirios huyeron dejando el campamento a disposición de Israel. Así mismo el mensaje de salvación ha sido planificado, por el Padre, ejecutado por el Hijo y ungido por el poder del Espíritu Santo. Nosotros solo somos meros mensajeros.

·         Una encomienda de degustación personal.
2Rey 7:8 Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento, entraron en una tienday y comieron y bebieron,  y tomaron de allí plata y oro y vestidos, y fueron y lo escondieron; y vueltos, entraron en otra tienda,y de allí también tomaron, y fueron y lo escondieron.

El evangelio que anunciamos es una experiencia personal que hemos gustado con anterioridad, difícilmente nadie que no ha recibido el evangelio de Dios en su vida lo anunciará a otros, ya que valdría el comentario “médico cúrate a ti mismo”. Estos leprosos primeramente comieron y bebieron atendieron primeramente sus necesidades personales para ese momento, era necesario ya que sus propias vidas estaban en riesgo.

·         Una encomienda reflexiva.
2Rey 7:9 Luego se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad. Vamos pues, ahora, entremos y demos la nueva en casa del rey.
Hemos gustado primeramente de esta gran salvación y nos olvidamos que allá afuera hay toda una ciudad que esta hambrienta de Dios y con las mismas necesidades espirituales que antes nosotros teníamos. ¿Hemos encontrado un tesoro invaluable como es el evangelio de Dios y lo escondemos?

·         Una encomienda claramente oída por todos.

2Rey 7:10 Vinieron, pues, y gritaron a los guardas de la puerta de la ciudad, y les declararon, diciendo: Nosotros fuimos al campamento de los sirios,


(haz clic aquí para escuchar o descargar).

sábado, 3 de octubre de 2015

La Adoración como parte primordial en la vida del creyente. txt, mp3

19/09/2015
La Orotava, 04/10/2015.


     
Lec: Juan 4:23-24 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Definición de la palabra adoración:
En el Antiguo Testamento adorar estaba representada por la palabra  shajah  H7812 (שָׁחָה),  que podía significar adorar, postrarse, bajarse, inclinarse. Esta palabra se encuentra en el hebreo moderno con el sentido de «inclinarse o agacharse», pero no en el sentido general de «adorar». El hecho de encontrarse más de 170 veces en el Antiguo Testamento demuestra un poco de su significado cultural. Lo encontramos por primera vez en Gén_18:2 en donde Abraham «se postró en tierra» delante de los tres mensajeros que le anunciaron que Sara tendría un hijo.

El acto de inclinarse en homenaje o reconocimiento de autoridad y sumisión se hace generalmente delante de un superior o un gobernante. Por eso David se «inclinó» ante Saúl 1Sa_24:8. A veces alguien se inclina ante uno que es social o económicamente superior, como cuando Rut se «inclinó» delante de Booz Rut_2:10.

José vio en un sueño que las gavillas de sus hermanos se «inclinaban» ante su gavilla Gén_37:7-10. Shajah es el término que comúnmente se usa para llegar ante Dios en adoración (como en 1Sa_15:25 y Jer_7:2). A veces se usa otro verbo que significa inclinarse físicamente, seguido por «adorar», como en Éxo_34:8: «Y entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró».

En el Nuevo Testamento la palabra que se emplea para adorar es proskuneo  (de pros, hacia, y kuneo, besar). G4352 προσκυνέω. Se traduce «hacían reverencia» (Mar_15:19; rv: «adoraban»); véanse también ARRODILLARSE, POSTRARSE, SUPLICAR. Así que proskuneo (προσκυνέω, podría significar hacer reverencia, dar obediencia a. Es la palabra que con más frecuencia se traduce adorar. (Diccionario Vine del Antiguo y Nuevo  Testamento).

Aspectos de la genuina adoración
Heb 10:22. Acerquémonos con corazón sincero, en plena Certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

El escritor a los Hebreos detalla previo a este versículo el cómo hemos podido llegar a  acercarnos a Dios, en el verso 19 la última parte dice: “por la sangre de Jesucristo”, continuando en el versículo 20 por su encarnación abrió el camino nuevo y vivo a través del velo y finalmente en el verso 21 por ser el nuestro gran Sumo Sacerdote. Tres razones contundentes de porque debemos y podemos acercarnos a Dios confiadamente para orarle y adorarle.

La adoración es más una aptitud que una actitud, Solo Dios nos puede capacitar para que le adoremos nos creó con esa capacidad de rendirle adoración,  solo que el pecado original interrumpió esa facultad otorgada por el Creador y que ha sido recuperada por y mediante la obra de Cristo en la cruz.

Pero no podemos acercarnos al “lugar santísimo” de cualquier manera, debemos considerar cuatro aspectos que deben estar presentes en cualquier adorador genuino de Dios.

a.- “corazón sincero”: No es la expresión fría de un rezo aprendido que denota un hueco sentimiento sin sentido lo que representa la genuina adoracion. Es la manifestación sincera y espontánea de alguien que reconoce que no merece estar en ese lugar santísimo, pero que al mismo tiempo sabe que si está es por pura gracia inmerecida. No puede haber lugar para la hipocresía y falsedad si nos reconocemos así delante de Dios cuando le adoramos.
b.- “en plena certidumbre de fe”: Es por la fe que hemos recuperado el camino de la verdadera adoración y acercamiento a Dios, por la fe andamos y vivimos, no necesitamos nada tangible, como imágenes o música de fondo para rendirle una adoración autentica tal y como Dios desea y se merece. Una convicción plena sin lugar a ninguna duda.

c.- “purificados los corazones de mala conciencia”: No podemos adorar a Dios con libertad, sin que se interponga entre nosotros y El una vida llena de actitudes que no le agradan. Es por eso que el apóstol Pablo nos exhorta a examinarnos antes de ser partícipes de la mesa del Señor 1Co_11:28 “Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa”. Debe haber un tiempo previo a la adoración de auto examen y confesión íntima con nuestro Salvador.
d.- “y lavados los cuerpos con agua pura”: el contexto deja claro a que se refiere el escritor con esta frase, el paso seguido de la confesión es el lavamiento por medio de la palabra de Dios, eso fue lo que les dijo el Señor a sus discípulos en Jn_15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Seguramente en el pensamiento del autor está el momento de la purificación sacerdotal, pero para nosotros en la actualidad somos purificados por medio de la lectura y meditación de la bendita y poderosa palabra de Dios.
     Todo verdadero adorador debería cumplir en su vida personal y cotidiana estos sencillos y efectivos pasos para rendir a nuestro Dios y Salvador una genuina y auténtica adoración.

Cuando debemos adorar a Dios.
·         Cuando vemos nuestras oraciones respondidas:
Gen_24:26 El hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová,  (el siervo de Abraham  al ver su oración respondida)                  

·     Cuando recordamos que hemos gustado la misericordia de Dios, la salvación de nuestras almas,  esa que hemos recibido de Él. Debemos adorar al ser objeto de la misericordia de Dios, recordando nuestra salvación.
Exo_12:27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró
Jn 9:38 Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

·         Cuando vemos como Dios pelea por nosotros en medio de nuestras batallas.
Jos_5:14 El respondió: No; más como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Josué antes de salir a la batalla contra Jericó, le adora y se somete a lo que Dios tiene que decirle.
Jdg_7:15 Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos.

·         Cuando dedicamos o consagramos algo para el servicio de Dios.
1Sa_1:28 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.

·         Cuando la muerte nos ha arrebatado a un ser querido.
2Sa_12:20 Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió.

·         Cuando vemos las promesas de Dios cumplidas en nuestra vida.
1Rey 1:47 y aun los siervos del rey han venido a bendecir a nuestro señor el rey David, diciendo: Dios haga bueno el nombre de Salomón más que tu nombre, y haga mayor su trono que el tuyo. Y el rey adoró en la cama.

·         Cuando la dura prueba y la adversidad azota nuestra vida.
Job_1:20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró,

En conclusión debemos adorar a Dios en todo momento, en todo lugar, en cualquier circunstancia de nuestra vida, sea de gozo o de tristeza, de salud o de enfermedad.

Quienes no deben recibir adoración.
Satanás: Mt 4:9-10 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás,
Porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Persona: Hech 10:25-26 Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró.
Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre.

Figuras o imágenes: Exo 20:4-5 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo,
ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
1Co 10:7, 14  Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber,
y se levantó a jugar. Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

       Ángeles: Apc 19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.
Apc 22:8-9 Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me 
postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira,
no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que 
guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

      Permita Dios que esta pequeña reflexión nos ayude a recapacitar de qué manera estamos adorando al único Merecedor de recibir tal honor, nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.


(haz clic aquí para escuchar o descargar).